84, Charing Cross Road

Helene Hanff fue una escritora americana sin demasiado éxito que inicia un intercambio de cartas con una pequeña librería de viejo inglesa, a principios de los años 50, recién terminada la 2ª Guerra Mundial cuando toda Europa pasaba por las penurias y la escasez de la postguerra. Terminó esta correspondencia a finales de los años 60, con los Beatles paseando su flequillo por el mundo y cuando en las neveras británicas un huevo de gallina o un poco de mantequilla habían dejado de ser un artículo de lujo.

Lo que empezó siendo una correspondencia comercial terminó siendo una relación emocional con los empleados que trabajaban en aquella pequeña librería, Marks & Co., en el número 84 de Charing Cross road. Y en particular con uno de los empleados, Frank Doel, típico inglés tímido, muy correcto, algo ceremonioso, pero que acaba estableciendo con la escritora una cálida relación  de amistad que trasciende al estricto intercambio de compra-venta de libros. Helene Hanff recopila, con ayuda de la viuda de Frank Doel, la correspondencia de esos veinte largos años y la publica, dándole formato de libro. Y eso es lo que nos hemos leído este mes para el Club de lectura 2.0 y lo que comentan en las reseñas de sus post Liviadru, Bicheo y Desgraciaíto (os dejo los enlaces sobre sus nombres).

Este libro es un clásico. Incluso, un libro de culto. Y aquí estaba yo, sin habérmelo leído, ya ven. Y ahora estoy la mar de contenta, porque ésta es una cosa que ya tengo hecha en la vida. Me quedaba por hacer la reseña, y me está costando un trabajo enorme, aunque por otras razones que no vienen al caso. Así es que tiraré de profesionalidad y haré un DAFO del libro a ver qué sale:

Debilidades: En el libro pasan cosas, sí, aunque más allá del pasar de la vida que se van contando unos a otros, buena parte del intercambio consiste en “He encontrado un maravilloso ejemplar del Compleat Angler de Walton a un precio de 2,25 dólares”; “Oh, es fantástico, ¿podría encontrarme algo de Tristram Shandy? Por cierto, les mando un paquete de huevos y algo de carne en conserva para que celebren la Navidad”; “Oh, recibimos la mantequilla, muchas gracias, le enviaré los clásicos Loeb y no se preocupe, que aun tiene en su cuenta un saldo positivo de 5 dólares…” En fin, la correspondencia real es lo que tiene, que uno no escribe pensando que le van a leer cinco o seis millones de personas.

Amenazas: No conocer ni uno solo de los libros que se citan, y tener complejo de ignorante supino…

Fuerzas: El carácter de los personajes, el descaro de Helene Hanff, la amabilidad de todos ellos, su generosidad, el saber que fueron reales. Son todos encantadores, todos te caen bien, incluso el sosainas de Frank Doel. El contraste entre el carácter abierto y lleno de sentido del humor de la americana y la contención y la flema de los ingleses. La intriga de si terminarán conociéndose en persona o no. Los avatares de la vida de todos ellos. El libro, en fin.

Oportunidades: Se lee en un par de tardes, porque es cortito.

Les dejo con una cita que me encantó. Helene envía comida a los empleados de la librería, cuando en Londres hay racionamientos, como regalo de Navidad, y éstos le envían a su vez un libro. Helene entonces escribe: “No me parece que este sea un intercambio de regalos de Navidad muy equitativo. Vosotros os comeréis el vuestro en una semana y antes del día de Año Nuevo os quedaréis sin nada. Yo, en cambio, conservaré el mío hasta el día que me muera… y moriré feliz sabiendo que lo dejo detrás para que algún otro lo aprecie…”

Si no lo han hecho aún, léanlo. No pierdan la oportunidad.

17 pensamientos en “84, Charing Cross Road

  1. ¡Dios mío!, vais a conseguir que lea. Ahora resulta que tres de los blogs que sigo (Carmen, Degraciaíto y Bicheo) pertenecen al mismo club de lectura y cuando acaban un libro, los tres publican -¡al unísono!- un post sobre el libro. Hoy he hecho el ejercicio de leerme los 3 post y puedo sacar las siguientes conclusiones:

    1) Cierto, parece que habéis leído el mismo libro, pues vuestras reseñas no difieren mucho entre sí.
    2) La imagen de la entrada corresponde en los tres casos a la portada del libro … peeeeeeero, está claro que a ediciones diferentes. ¿Habrá alguna diferencia?
    3) A pesar de coincidir en lo que os ha gustado este libro, cada uno/a de vosotros/as saca diferentes conclusiones. Eso está muy bien.
    4) ¿Para qué me voy a leer el libro? on vuestros posts ya tengo suficiente (además, uno de vosotros recomienda ver la película, así que …)

    Si me permitís, pondré el mismo comentario en los 3 blogs

    PS ¿Qué me está pasando? Que yo no leo, que yo no leo, que yo no leo, que yo no leo … ¡¡¡y sigo 3 blogs de un Club de Lectura!!!

    Me gusta

  2. Pero qué es esto?? Dónde está el grinch?? Yo esperaba una crítica destructiva…tendremos que seguir buscando. Me consta que hay gente a la que no le gusta el libro, personalmente no me lo explico porque me parece una delicia, pero tiene que haber de todo.
    Me apunto lo del DAFO para las reseñas difíciles.

    Me gusta

    • No estoy muy de humor para la destrucción. Y que hubiera sido muy injusto, porque el libro está bien, y sobre todo ha venido perfecto para desengrasar, después del dramón, la némesis, y las 800 páginas, y todo lo demás.

      Me gusta

  3. Hola Bicheo, Carmen, ND y Livia,

    No vale con que a uno le guste leer, sin más. Para que te apasione este libro(como creo q a Bicheo, q lo ha recomendado) supongo q tienes q ser un loco de los libros sin conocimiento, de esa gente pelín friki, fetichista, q quiere TENER sus libros, y demás rituales. “Soy di, y soy uno de esos” (es esto un grupo de terapia?), y esta correspondecia toca todas nuestras teclas.

    He ido a mis archivos, a ver qué escribí del libro cuando lo leí, y os lo pensaba pegar aquí. Sólo escribí unas citas, q resumen eso perfectamente. Creo q las colgaré maniana en nuestro blog… gracias por la retroalimentación! 😉

    muxus

    di

    Me gusta

    • Gracias a ti. Me encantará leerlo.

      Ella es una fetichista, y lo que le gusta es coleccionar los libros que le han gustado, para conservarlos, releerlos. Hay un disfrute muy especial, como de sibarita, muy original también.

      Yo no soy así, o no lo creo. No, definitivamente, soy poco friki yo.

      Gracias por pasarte.

      Me gusta

  4. Me da que con el intercambio epistolar hablando de mantequilla y huevos, me iba a ir saltando partes, y si ya es corto se me iba a quedar en nada.
    Seguramente aunque tampoco la he visto, en este caso y sin que sirva de precedente, la película me resultaría más interesante, ambientada en Londres y con Anthony Hopkins en uno de los papeles tiene muchos números para gustarme(me he ido a la Wiki)
    Muchos besos

    Me gusta

  5. Me lo recomendó una amiga que se lo compró después de ver la obra de teatro inspirada en el libro en Barcelona. El libro tiene encanto y resulta muy entrañable. No sabía que fuese un libro de culto. Se lo regaló a una amiga y ella, a su vez, cada vez que tiene un compromiso, lo regala. Bueno, ya no, ahora regala el mío. 🙂

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s