Una semana sin ti

Ya estoy de nuevo por aquí, después de unos días de vacaciones. Días en los que me he dedicado a no hacer nada, tal y como estaba previsto, aunque nada, nada, lo que se dice nada, pues tampoco. He leído la prensa, he escuchado música, me he distraído con un par de libros y he tomado el sol, actividad para la que no se requiere mucha concentración, todo hay que decirlo.

Y aquí me tienen, un poco desganada, sin que se me acaben de cocer en la cabeza un par de asuntos que me rondan y que quizás podrían distraerles. Esta falta de creatividad ya me sucedió cuando volví de veraneo, por lo que me temo que mis vacaciones le sientan fatal a este blog. No me apetece mucho hablarles de los acontecimientos que se han sucedido en estos días, como lo del “positivo milagroso” de Contador (que ya traté en su día), la sentencia de condena a Garzón (qué pereza me dan estos jueces endiosados), el aniversario de la reina de Inglaterra, o lo de los Guiñoles del Canal Plus (pronúnciese Plis), asunto este último que hubiera merecido algún post gracioso -superar esa gracia no parece difícil – pero que ya está pasado de rosca. Tal vez lo retome cuando algún francés gane algo en algún deporte, aunque me temo que yo tendré que esperar mucho para poder escribirlo y vds para poder leerlo, aunque sea en un suelto menor de un periódico de La Provence.

Bueno, pues les dejo otra foto más de resumen, para decorar un poco este erial. Quizá mañana me anime y les hable de la Reforma Laboral, si consigo hacerme una opinión de ello.

(MJM: aquí tienes la actualización. ¡Cómo me estresas!)

14 pensamientos en “Una semana sin ti

  1. La verdad es que estamos empeñados en que siempre tenga que pasar algo, y se nos olvida el concepto “farniente”. No serán unos momentos creativos pero sí extremadamente agradables. Una de las demostraciones de saber disfrutar de la vida. A mí me da mucha envidia (positiva) sentir la “ausencia” entre las palabras.

    Me gusta

    • Qué bonito, MS, lo de sentir la ausencia entre las palabras. A mí me da envidia que se te ocurran cosas así, y que las escribas.

      Gracias por pasarte y por tu comentario.

      Me gusta

  2. Veo por la primera de tus fotos que tus pies han estado de vacaciones y por la segunda, que el resto del cuerpo ha decidido acompañarlos.

    Me alegro que hayas descansado. Ya se te echaba de menos

    Me gusta

    • ¿Estará vd ya sin virus, no? Porque no me he cogido ningún resfriado todavía, y a ver si me lo vas a contagiar!!! Yo también echaba esto de menos, no creas.

      Gracias por pasarte de nuevo. Luego me acerco a tu “casa”, que estuve ayer a última hora y me quedaron cosas por leer.

      Me gusta

    • Respira, respira. Llena tus pulmones de aire y sueltalo lentamente (cuidando de no marearte…).
      Ya se te nota, querida. A ver cuándo vuelves a la normalidad.
      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Pues a mi me parece un texto lleno de frescura, esa que le falta a esta vida en tantas ocasiones. Un amplio recorrido por el no matarse por más que por lo que interesa de verdad. salvo lo de la reforma laboral. Pero, pienso, que con Muñoz Molina, sobra.

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s