Quedar para pegarse

Madrugaron un domingo en Madrid y no precisamente para ir a comprar churros de desayuno.

Habían quedado a las ocho de la mañana para pelearse, para currarse, para darse de hostias, vamos. Los de un bando habían recorrido más de 600 kilómetros para el evento, porque es bien sabido – incluso para mentes elementales como las suyas – que para romperle las piernas al enemigo hay que acercarse. Los del otro bando los esperaban al lado del río, con las bengalas listas para dar la señal de salida. Eh, tíos, cuando suene PUM, ya podemos darnos, pero hasta entonces prohibido tocarse la cara.

Las tribus se diferencian por colores, que a su vez identifican equipos de fútbol. A veces dicen representar una ideología, un partido sin fútbol, y protestan a base de romper mobiliario urbano, acorralar policías o tirar adoquines. Gente que se organiza en manadas, en recuas, en fin todo muy pedestre.

Cabe pensar que si los clubes consiguen sacarlos del Estadio, entonces la montarán fuera, porque esa gentuza se divierte así. Y sin embargo, no es neutral eso de que “si consiguen sacarlos del estadio”. Porque para conseguir una cosa, hay que intentarla. Hay que ponerse a ello. Hay que hacer cosas. Cosas concretas. Cosas contundentes. Cosas útiles. Que ya no estamos en primero de fútbol como para decir que si son cuatro descontrolados, que si no me representan, que el club tomará medidas, y bla, bla, bla y unas palabritas de condena. Si se quiere, se hace, hombre. Pero no se quiere hacer. Por desidia o por algo peor que tiene que ver con la conveniencia.

Coger un autobús y recorrerse 600 kilómetros con 43 tacos para zumbar a unos tíos de Madrid no es una chiquillada, ni un error de juventud. Tirar a un tío al Manzanares después de abrirle la cabeza no es un asunto de cuatro chavales descontrolados. Este espectáculo, sea fuera o dentro de un estadio de futbol, es un asunto de orden público. Y eso es una cosa muy seria como para dejarlo en manos de dirigentes que ya han demostrado sobradamente lo que dan de sí.

Unos no son aficionados sino vulgares delincuentes, de acuerdo. Pero hay otros que no son dirigentes, sino vulgares forofos. Me parece que hemos entendido lo primero, pero conviene tomar conciencia de lo segundo. Y entonces igual se puede arreglar algo.

7 pensamientos en “Quedar para pegarse

  1. Así es. Estos grupos son organizaciones delictivas, un vergüenza desde hace muchos muchos años. Algún día habrá que decir basta a la permisividad, las excusas y al “en el fondo son buenos chavales y animan mucho”.
    Sólo hay una solución: la inglesa. Y fue borrarlos del mapa con educación y mano dura.

    Me gusta

  2. Suento discrepar contigo, querida Carmen J. en alguno de los puntos de tu post. Para empezar, tal y como ha dicho la policía, no fue una quedada para pegarse, sino una emboscada del Frente Atlético. Las cosas hay que decirlas por su nombre. No vale criminalizar a la víctima y, como mensaje subliminal, dejar caer el ‘se lo ha buscado’

    En segundo lugar, llamando las cosas por su nombre, hay que decir que los del Frente Atlético llevan ya dos asesinatos en su haber. Triste récord que la mayoría de la prensa deportiva (casi toda en Madrid) trata de tapar. Sin ir más lejos, el otro día, los de Deportes Cuatro hablabsn de esta notcia y las imágenes eran de los Biris (radicales del Sevilla). ¿No es mala fe? ¿No están intentando justificar o defender al Frente Atlético hablando de otros grupos de otros equipos? Por favor, insisto, llamad a las cosas por su nombre y si los del FA son unos asesinos, se dice y punto

    En cuanto al resto del post, estoy de acuerdo

    Me gusta

    • Los del Frente Atlético son unos bestias, no me importa decirlo.

      ¿Una emboscada? hay mucha gente a la que no pillan en una emboscada, salvo si pasaba por allí paseando al perro y se escapó una silla que volaba. Tal vez sola… De todos modos, dime dónde criminalizo a la víctima, anda, que tengo curiosidad.

      ¿Los biris dices? ¿Esos te caen mejor?

      Me gusta

      • Yo no he dicho que tú criminalices a la víctima. Lo ha hecho la prensa de Madrid y es una idea que circula por la red.

        Lo de los Biris era un ejemplo de manipulación. ¿Cómo puede darse una noticia sobre un asesinato del Frente Atlético en el que la víctima sea de Riazor Blues y las imágenes dean de los Biris del Sevilla? Y, por cierto, ¿dónde he dicho yo que los Biris me caen mejor?

        Me gusta

  3. Pero eran muy organizaditos, ¿eh? Eso hay que reconocérselo… Los líderes (ya no decimos “jefes” jeje) de ambos bandos habían acordado día, hora y lugar y también los métodos: nada de armas, sólo a puño descubierto. Bueno, algunos llevaron palos y barras por si los otros incumplían los acuerdos, pero era sólo por precaución.
    Madre mía, qué gente.
    Y lo peor, los medios de comunicación, que han dado más publicidad a esto que a una agente de policía caída en acto de servicio.
    Un saludo

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s