Ovulos congelados

Debo decir que al principio no entendí la noticia. Es lo que tienen los titulares, que son demasiado cortos. Luego ya, cuando me detuve a leer me costó volver a ponerme en marcha porque me quedé perpleja. Y es que resulta que Apple y Facebook han decidido costear la congelación de ovulos a las mujeres que trabajen en sus empresas para que lo de tener niños no incordie su carrera profesional.

Qué modernos. De verdad, qué modernos. Si fueran una empresa de Albacete le darían a las empleadas una caja de condones, pero en Silicon Valey, un sitio tan comprometido con la tecnología y con lo virtual, gente creativa donde la haya, han debido de pensar que lo moderno es esto, y no paridas como la conciliación, la naturalidad, el ejemplo, o la sencilla valoración del mérito sin más.

Pero no malinterpreten el asunto, por favor, que hablamos de empresas punteras y modernas. No es “¿Quieres tener un niño, bonita? Pues mira, o te esperas unos diez años o te va a ascender tu puta madre”. No, no. Ellos han ideado la forma de compendiar, unificar, integrar el futuro profesional y familiar de las mujeres. Y así, en vez de que la muchacha tenga que esperar a ser abuela para llegar a directora, lo que tendrá que hacer es esperar a ser directora para llegar a ser madre, lo cual tiene pinta de ser un salto generacional virtual con freno y marcha atrás.

Lo que más mola de todo es la forma de presentar las cosas, no sé si los de Facebook y Apple o los periódicos. Podrían haber titulado “O niños o ascenso“, pero no: pagan la congelación de óvulos para retener el talento. Hombre, yo lo que creo es que lo que pretenden es retener al niño, mayormente por la vía de retener las ganas de tenerlos. Ya puestos, me figuro que además de congelar ovarios les costearán también el psicólogo, a ver si se van a quedar embarazadas virtualmente y tenemos un lío. Y por otra parte, también supongo que habrán previsto cubrir otras eventualidades, por ejemplo, el caso de un empleado con potencial que se quede viudo con un par de hijos a su cargo. En este caso, me malicio que la solución pasará por descongelar a la abuela…

En fin, amigos, si yo trabajara en una de esas empresas saldría de allí corriendo y no pararía hasta llegar a Alaska. Allí sólo correría riesgo de congelarme la nariz: al menos los óvulos estarían a buen resguardo, con su temperatura al natural ambiente.

12 pensamientos en “Ovulos congelados

  1. A riesgo de que me apedreen, tengo sentimientos encontrados con esto. Empecemos por lo chusco: por un lado es un claro aviso a navegantes, si quieres tener hijos joven, ¿te vas a la calle? porque desde luego está claro que ascender no vas a ascender, y eso sumado al hecho de que seguimos con la idea de que la reproducción es sólo cosa de mujeres, a ellos no les frena nada de nada… peeero, ¿lo bueno? (que no me convence nada, sólo estoy tratando de entenderlo) por otro lado, si omitimos -a duras penas, que menuda rueda de molino a tragar- la parte del “aviso a navegantes” estas empresas hacen algo -rarísimo- para que ellas puedan rendir el mismo tiempo (en años) que ellos, sin perderse ni un día, partiendo siempre de la base de que son empresas punteras donde o das tu alma o te enseñan la puerta.

    El mensaje, en cualquier caso es terrible, sólo vale la juventud como en “La fuga de Logan”, vivirás para trabajar y todo será para la empresa pero “eh, somos majos, si quieres hacer el disparate de perderte meses de tu vida laboral viviendo te lo pagamos” ¿Le pagarán la terapia a los hijos abandonados por hombres en nombre de la empresa?

    Las mujeres seguimos sacrificando vida por trabajo… y eso aunque cada vez son más los hombres implicados en la crianza, pero claro “más” después de los dos que había hasta ahora (uno de ellos mi padre :)) no es mucho

    Me gusta

  2. Joder con las empresas icono en buen rollismo y responsabilidad social!.

    Cada día el mundo se parece más a 1984 o Un mundo feliz. Primero produce lo suficiente y ya si eso te dejaremos tener hijos, que ya nos encargamos nosotros…

    Este virus sí que es una pandemia; de Silicon Valey… a Hortaleza, pasando por el Círculo de Empresarios.

    Me gusta

  3. A mí me ocurrió lo mismo, que no entendí la noticia, y cuando la entendí deseé no haberlo hecho. Me sonó a tan repugnantemente paternalista: Mira que guays somos y como pensamos en vosotras, las mujeres, y en ayudaros con vuestros handicaps, somos modernos y feministas de última generación, y generosos, lo más de todos.
    Te pones a pensarlo y tiene tantas implicaciones, que no vale ni la pena, es ofensivo y machista hasta dar asco, y estoy de acuerdo con Alberto

    Me gusta

  4. Jajaja, mira que la noticia es triste, pero tú me has hecho sonreír… Pues a ver si las mujeres dejan de tener hijos, quién se va a comprar un “aifon” dentro de 30 años…
    Y ahí va otra: un anuncio que me cabrea cada vez que lo veo en la tele (hace bastante que no lo veo, menos mal). Una mujer treinteañera habla ella misma con bastantes años más. Le explica a su yo futuro que quiere tener hijos, pero que ahora quiere hacer otras cosas, como viajar, o seguir su carrera profesional… Su yo futuro le dice que no se preocupe, que tendrá hijos más adelante. Evidentemente, se anuncia una clínica especialista en reproducción.
    Lo que no dice es lo dífícil que se hace concebir un hijo a partir de cierta edad, o sobrellevar un embarazo, ni los riesgos que aumentan con la edad. Y que la maternidad tardía no acaba al dar a luz: que ese niño se pondrá enfermo y tendrá pesadillas por las noches, por lo que no nos dejará dormir; que su adolescencia será un pulso continuo con sus padres, que tendrán que tener la energía suficiente para plantarle cara o apoyarle, según sea necesario; que ese hijo quizá tenga hijos propios un día, nuestros nietos, con los que lamentaríamos no poder jugar por ser muy mayores; que un día quizá ese hijo se vea en la situación de tener que cuidar de sus padres ancianos, y mejor si eso sucede con 50 años que con 30. Y que si no llega a tener que cuidar de nosotros, tal vez sea porque le hemos dejado solo demasiado pronto, pero la naturaleza es así.
    Todo eso lo veo yo cada día, puesto que mis suegros tienen más de 20 años más que mis padres, que se tiran al suelo para jugar con mis hijas (luego a veces les cuesta levantarse, ;-), eso sí), o me las “secuestran” para llevarlas de paseo y presumir ante sus amigos. Mis suegros apenas pueden sostenerlas en brazos. ¿Por qué no cuentan eso también?

    Me gusta

  5. Pingback: Bitacoras.com

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s