Momentos estelares de la Humanidad, de Stefan Zweig

momentos-estelares-de-la-humanidadEl libro que este mes hemos leído en el Club de Lectura es el de Momentos estelares de la Humanidad, de Stefan Zweig. Es un libro que yo ya había leído, y del que tengo un estupendo recuerdo. En general, como de todo lo que he leído de este autor, que hace que la historia y vidas de los personajes se conviertan en interesantísimas novelas, y que sus testimonios de la Historia sean una aventura serena de la que es difícil despegar los ojos.

El libro anuncia en el subtítulo catorce miniaturas históricas, aunque de miniaturas nada. Se trata, efectivamente, de momentos remarcables de los que la historia toma nota, y de los que luego Zweig rescata el detalle, aunque enmarcado cuidadosamente en la solemnidad del momento.

Y así, nos cuenta la muerte de Ciceron, el viaje de Lenin a Rusia, la creación del Mesias de Haendel, los últimos días de Tolstoi, el descubrimiento del Pacífico, la carrera por alcanzar el Polo Sur, o los intentos del presidente Wilson por crear una paz duradera después de la Primera guerra mundial, además de otros momentos históricos de interés.

Los episodios que más recordaba cuando volví a coger el libro para hacer este post eran tres, a los que se unió un cuarto. El de la aventura de tender el primer cable eléctrico para unir América con Europa. Zweig nos hace reparar en la transformación del valor del tiempo que supuso el telégrafo en la primera mitad del siglo XIX, y cómo los libros de Historia recogen batallas y guerras, cuando lo que de verdad hace progresara la Humanidad son inventos de este tipo.

Los otros episodios que recordaba eran el de la batalla de Waterloo, en la que Zweig nos cuenta cómo el mediocre mariscal Grouchy, con su falta de audacia y de iniciativa propia, perdió la oportunidad de pasar honrosamente a la Historia, además de que le pusieran su nombre a una avenida en París. Al pobre, después de la metedura de pata, no le han dedicado no ya una miserable callejuela en el Marais, sino ni siquiera un triste cul de sac perdido de la periferia.

También el momento estelar de la caída de Bizancio, en 1453, como símbolo y como puerta de Occidente, abandonada por una cristiandad hipócrita y desunida a su suerte. Zweig se fija en el sitio, en las inexpugnables murallas que rodeaban la ciudad, y que hacían de ella una fortificación invulnerable. Y cómo un despiste, el descuido de dejar una puerta trasera abierta, provocan el pánico de los ejércitos de resistencia y la caída de la ciudad.

O la creación de la Marsellesa, compuesta por un compositor mediocre en un momento de delirio patriótico, en Estrasburgo. Ese enardecimiento hace triunfar después la marcha en Marsella hasta ser transformada en el himno emocionante que conocemos. Pues sí, el famoso “aux armes citoyens, formez vos bataillons” que pone los pelos de punta cuando se oye cantar fue creado por un mediocre que murió amargado y peleado con el mundo, y después de componerlo se dedicó a oponerse a la Revolución y todos los regímenes que la sucedieron. Y si no le afeitaron el cuello fue de puro milagro, y no porque no diera ideas, con aquello de los soldados feroces que vienen a écorger nos fils et nos compagnes…

Zweig es una garantía de entretenimiento y también de aprender historia con la lectura de un libro de forma amena. Y muy especialmente con este libro, de episodios cortos, pero muy interesantes todos ellos, que además no exigen mucho tiempo y se pueden leer en ratos perdidos o entre otras lecturas.

Tenéis, como cada primero de mes, otras reseñas de este libro en La mesa cero del Blasco, en La originalidad perdida, en Delenda est Carthago y en el blog de Bichejo. Y a lo largo del mes seguiremos hablando de él en el blog del Club de lectura.

8 pensamientos en “Momentos estelares de la Humanidad, de Stefan Zweig

  1. As usual tu blog se ha comido mi primer comentario.

    Decía más o menos que es cierto que es muy ameno, pero que hay que recordar que Zweig no es un historiador, sino un novelista. Y que esa amenidad y facilidad de comunicación no es sinónimo de verdad y que hay veces que lo que cuenta no fue así. Ese aprendizaje de la historia que decís agradecerle a Zweig está muy bien si no tuerce la historia para que concuerde con su relato.

    Me gusta

    • Yo no soy capaz de llevarle la contraria. Me falta fondo cultural. Y de todos modos, me parece un tipo decente como para que se ande con engañifas.

      A mí me gusta Zweig más en sus biografías y contando pasajes históricos que como novelista, la verdad. Pero es un tipo ameno siempre.

      Lo de “as usual” me preocupa un poco.

      Me gusta

  2. Dos de los episodios que mencionas también han sido de mis favoritos, Waterloo y la Marsellesa. Me gusta que me cuenten curiosidades de la historia, que ahora mismo son cosas que recuerdo mejor que fechas y datos.

    Yo no me di cuenta de lo de “catorce miniaturas históricas”, me he enterado por vuestras reseñas. Living in the parra.

    Me gusta

  3. Cuando hablo de este autor, siempre cito a este Libro y cuando lo sugiero Libro (me pasó a mi) intenté adivinar cuáles serían esos momentos y pensé que si el invento de la Imprenta o la rueda, La venida de Jesucristo, descubrimiento de América … y evidentemente no se trata de eso.

    Ahora pienso que con ese título Z nos quería hacer ver porque en algún momento la humanidad (el hombre) es estelar.

    Particularmente recuerdo:

    El episodio de la Marsellesa (también por eso de la revolución) .

    De la Marsellesa siempre diré lo mismo: y es en la escena esa de Casablanca cuando la cantan en el bar de Ricks … no solo pone los pelos de punta (de buen rollo) sino que te dan ganas de ser frances.

    El de Atila entrando en La Catedral de Sta. Sofía (ahora Mezquita) pues entendí que quiere decir ser “un Atila” .

    Me cautivó el Heandel y el Messías, en el sentido de como una obra descomunal puede atrapar a un compositor y que aún enfermando él lucha hasta conseguir que salga esa maravilla.

    Si Carmen, en Definitiva un buen Autor, y un buen Libro.

    Me gusta

  4. Carmen coincido plenamente en tu reseña. Evidentemente Zweig es un novelista, tal vez podríamos decir que un divulgador, y que comparando lo que yo sé con sus historias creo que nos da algún gato por liebre, pero francamente me da igual porque la fotografía del momento que nos da es acertada y ya somos mayores tanto para ser críticos con lo que leemos como para profundizar en lo que nos interesa.

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s