Esa primavera

La primavera está muy sobrevalorada. Claro, uno viene del largo invierno, de los días oscuros y cortos, de las noches oscuras y largas, y de pronto, al ver un rayo de sol un poco más brillante de lo normal, se emociona y empieza a quitarse ropa. Y de ahí tantos catarros. Eso si no tienes una alergia terrible a algo, y entonces es cuando la primavera te las hace pasar canutas. Hay quien vive la primavera muy equivocadamente y también quien la vive con resignación. Es lo que tiene mirar el calendario y pensar que los cambios de clima sobrevienen de golpe y porque lo pone en un papel.

La primavera se asocia a la juventud, al principio de algo, al amor, a la música alegre (cuánto daño ha hecho Vivaldi), al color, al calor, pero no es más que una convención y un exceso de poesía, porque en primavera también salen los abejorros, esos seres monstruosos, y los zánganos, esos seres inexplicables, y otros muchos bichitos que se dedican a ir de allá para acá incordiando a las flores y descolocando cosas, y expandiendo su ineficiencia un poco por todas partes. Es la época del ZZ-PAF. En cuanto al rayo de sol y a la temperatura amable, todo depende de dónde se viva, en esto convendrán conmigo, porque en Finlandia la primavera es cuando el invierno se suaviza y poco más. Y en el Trópico, o en el ecuador de la Tierra la primavera tal y como la entendemos nosotros es una estación irrelevante, aparte de que la parte del flower-power, con su carga de liberación, se toma con menos urgencia y probablemente con menor cursilería.

En fin, la primavera dura en principio lo mismo que el resto de las estaciones, de las que viene y a las que da paso de forma irremediable. Pero en el fondo, si se fijan, la verdadera primavera es cosa de un par de días: enseguida llegan la sequías del verano, justo cuando las noches dejan de ser terriblemente frías.

No se fíen de la primavera. Ni aunque sea árabe.

13 pensamientos en “Esa primavera

  1. Yo es que soy de otoño, que tampoco dura más de dos días, pero me parece precioso.Melancólico, con la caída de las hojas, sus olores especiales, las castañas, empezar a refrescar, empezar a abrigarse y a acurrucarse en la cama, me encanta, es mi estación preferida.
    Besos

    Me gusta

  2. Hummmm, aparte otras….consideraciones, algunas manifestadas por usted…,la primavera es olor a azahar. eso, sí, impregnado de polen paa las alergias, ¿acaso es tu fastidio?.
    un beso

    Me gusta

  3. Efectivamente en la capital del reino la primavera dura dos días y apenas se puede saborear a diferencia del espectacular otoño que se suele disfrutar.

    Ahora para primavera, primavera sin duda el romanticismo de la Primavera de Praga

    Me gusta

  4. Ya veo que otras primaveras nada climatológicas te han debido de inspirar. A mi me gustan muchas de las cosas que pasan en primavera y verano, por eso son estaciones a las que tengo cariño, y me resigno a la alergia de una y el calor de la otra.
    Un beso

    Me gusta

  5. ¡Dios mío, qué ritmo! Acabo de comentar una entrada y nuestra intrépida bloguera ha publicado 400 tuits y escrito dos entradas más… arf, arf, arf (estoy cogiendo aire)

    ¿Una entrada sobre la primavera a las puertas del otoño? ¿Qué parte de tu cerebro se habrá disparado?

    Dudo que se trate de una entrada dedicada a lo meramente climatológico, aunque esa pequeña (¡qué digo pequeña, mínima!) referencia a la primavera árabe al final de la misma, me da que pensar.

    Carmen, Carmen … ¿estás bien?

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s