Odios

El odio está a la orden del día. Odio esto, odio lo otro, decimos por pereza cuando realmente lo que queremos decir es que esto nos molesta o lo otro no nos gusta. O que no lo soportamos, que también puede ser. El caso es que se lee muy a menudo esto del odio, y se oye también. Y así llevo yo unos días pensando en escribir este post sobre el odio.

Verán, es que cuando yo pienso en el odio, me imagino a alguien con cara de malvadísimo, los ojos achinados de furor, los dientes apretados y rechinando, y mucha maldad en el alma. Pero si estoy en un probador y oigo que en el contiguo una chica le dice a otra “odio que se me marquen las bragas“, pues me da por pensar que si se tratara realmente de odio, entonces lo que desearía es quedarse sin culo, porque el odio sólo tiene sentido si no dispones de tiempo para renovar tu estilo de lencería o, en su defecto, pedir una talla superior de pantalón. Lo que quiero decir es que odiar que se te marquen las bragas es una idiotez, porque tiene muchos y muy elementales remedios, que van desde ir sin bragas hasta ir sin pantalón, pasando por otras soluciones menos extremas aunque más imaginativas.

Y si han llegado hasta aquí sin odiarse a sí mismos por perder el tiempo, entonces me quedo mucho más tranquila: tampoco me odiarán a mí por hacérselo perder.

18 pensamientos en “Odios

  1. Si hablamos en serio, odiar es una pérdida de tiempo y de energía. Hay cantidad de cosas y gente bonita a la que dedicar ese tiempo y esa energía.

    Si hablamos menos en serio, creo que voy a tener que hacer un post de todas las cosas que odio.

    Me gusta

  2. El abuso del verbo odiar, y me voy a quedar en la banalidad porque no tengo el día para más cosas serias que las imprescindibles, se debe a que la mayoría de la gente no sabe ni lo que significan las palabras. En el caso que cuentas, el del probador, la explicación es mucho más sencilla y ya la sentenció el Eclesiastés: stultorum infinitus est numerus.

    Me gusta

    • Bueno, realmente lo del probador me lo he inventado, pero podría darse. Hay muchas palabras así, que se usan a diestro y siniestro. Y en este caso, yo creo que es una palabra grave. Pero bueno, yo tampoco tengo mis días para muchas cosas serias.

      Me gusta

  3. Yo me voy a poner profunda profundísima, vengo además de otro post en otro blog donde se odia de verdad y con motivos.
    Soy la primera que utilizo mal esa palabra, se trivializa, cuando el odio es un sentimiento muy jodido.
    Lo he sentido dos veces en mi vida por dos personas muy concretas, y lo peor que tiene es que a quien desgasta y destroza es a quien lo siente, no al receptor de dicho odio.
    Un sentimiento a borrar sin duda alguna, de nuestro vocabulario y de nuestra vida, y que conste que no odiar no significa perdonar, eso es otra cosa.
    Besitos Carmen

    Me gusta

  4. Pingback: Bitacoras.com

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s