Por qué fracasan los países, de Daron Acemoglu

AcemogluEste es el último libro del año del Club de Lectura, un año realmente para olvidar. Tanto que no sé yo si el club sobrevivirá a este 2015 que empezó, casi como una premonición, entre limones, un título muy a tono con el premio que damos al peor libro del año. Leerse aquella tontería ni siquiera sirvió para despejar la incógnita de qué libro ha sido más horrendo en estos últimos 12 meses, decisión que estará muy reñida.

Hoy vengo a hablarles de un libro que debería haberse quedado en un sencillo paper, aunque igual le falta algún que otro dato. Se trata de un libraco de más de 500 páginas y que es un ensayo pesado y repetitivo que he terminado abandonando, cansada de leer ochenta veces cada argumento para sostener la misma idea, con repasos de la historia que son eso, un repaso (pero muy repaso), y sin que el autor consiguiera interesarme lo más mínimo con lo que me estaba contando. Tal vez es que ha llegado a mis manos en un momento de desgana para abordar un libro de estas características, o tal vez es que el autor es un ser sin infancia ni adolescencia, yo no lo sé y no me quiero preocupar por averiguarlo. Pero una vez llegados al primer tercio del libro, he colapsado y me he puesto a leer otra cosa.

Yo no le quito la razón al autor ni pongo en duda la teoría que aborda el libro, que indica que la causa de que haya en el mundo países pobres lo tienen las instituciones políticas, que cuando son extractivas y desincentivan la actividad y el progreso privado provocan pobreza. Nada nuevo bajo el sol. Lo que pasa es que, hasta donde he leído, trata el asunto con la profundidad del estanque de ranas de la Plaza del Pinsapo, una plaza del Poblachón en cuyo estanque se cayó Curra una vez y sólo se mojó las patas. Todo esto lo pongo para ponerle emoción a la reseña, no vayan ustedes a creer que Curra se cae a los estanques. Curra se tira, porque es una gran amante del agua estancada, ya sean charcos o recipientes de mayor entidad. ¿Se hacen ya una idea del libro o sigo con los renacuajos?

Para no se vayan de balde, y ya que han llegado hasta aquí, les copio lo que dice la editorial del libro:

¿Qué determina que un país sea rico o pobre? ¿Cómo se explica que, en condiciones similares, en algunos países haya hambrunas y en otros no? ¿Qué papel juega la política en estas cuestiones?

Que algunas naciones sean más prósperas que otras, ¿se debe a cuestiones culturales?, ¿a los efectos de la climatología?, ¿a su ubicación geográfi ca? No, en absoluto.

 Ninguna cuestión relativa a la prosperidad de un país está relacionada con estos factores, sino que proviene de otro mucho más tangible: la política económica que dictaminan sus dirigentes.

Son los líderes de cada país, afi rman los reconocidos profesores Daron Acemoglu y James A. Robinson en este libro, quienes determinan con sus políticas la prosperidad de su territorio, y así ha ocurrido en todos los períodos de la historia, como demuestran en este apasionante estudio.

Sinopsis

Nogales (Arizona) y Nogales (Sonora) tienen la misma población, cultura y situación geográfica. ¿Por qué una es rica y otra pobre? ¿Por qué Botsuana es uno de los países africanos con mayor desarrollo y, en cambio, países vecinos como Zimbabue, Congo o Sierra Leona están sumidos en la más desesperante pobreza? ¿Por qué Corea del Norte es uno de los países más pobres del mundo y Corea del Sur uno de los más prósperos?

Por qué fracasan los países responde a estas y otras cuestiones con una nueva y convincente teoría: la prosperidad no se debe al clima, a la geografía o a la cultura, sino a las políticas dictaminadas por las instituciones de cada país. Debido a ello, los países no conseguirán que sus economías crezcan hasta que no dispongan de instituciones gubernamentales que desarrollen políticas acertadas.

Asimismo, los autores responden a las siguientes cuestiones:

• China está creciendo a un ritmo trepidante. ¿Hasta cuándo podrá seguir creciendo al mismo ritmo? ¿Acabará por aplastar al mundo occidental?

• ¿Hasta cuándo será Estados Unidos una potencia mundial? ¿Su sistema económico es apto para competir en las próximas décadas?

• ¿Cuál es el mejor método para sacar de la pobreza a millones de personas? ¿Realmente las ayudas de Occidente ayudan a erradicar las hambrunas?

A través de una cuidada selección de ejemplos históricos y actuales (desde la antigua Roma pasando por los Tudor y llegando a la China moderna) los reconocidos profesores Daron Acemoglu y James A. Robinson harán que usted vea el mundo, y sus problemas, de un modo completamente distinto.

Con este libro, como decía más arriba, se termina el año. Veremos qué nos depara el 2016, si es que nos depara algo. Tienen, como cada mes, otras opiniones en La mesa cero del BlascoDelenda est CarthagoLa originalidad perdida y en la propia página del Club, donde encontrarán la opinión de Bichejo

6 pensamientos en “Por qué fracasan los países, de Daron Acemoglu

  1. Como dijo alguien ¿Por qué se hacen esto a ellos mismos? Esa es mi conclusión de este libro que he terminado por pura cabezonería porque es un rollo tremendo en el que prácticamente no he aprendido nada porque da vueltas y más vueltas sobre lo mismo.

    Me gusta

  2. Es que hay cada paquete… Me gusta la sinceridad con que reconoces que no lo has terminado; a veces parece que es pecado dejar un libro. Perder el tiempo intentando acabar un tostón sólo por decir que lo has acabado es tontería.
    Feliz Año Nuevo.

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s