Un post sobre nada

Créanme que llevo todo el día pensando escribir sobre algo, y ahora llego y lo he olvidado. Quizá quería hablar de la ola de frío que nos invade. Y nos circunda. Y nos envuelve. Y nos deja tiritando. Y nos llena de conversaciones repetitivas.

– Qué frío ¿verdad?

– Huy, sí, mucho.

De todos modos, siempre es mejor esta conversación ahora, que hace, huy, sí, mucho frío (¿verdad?) que cuando es primavera y nos salen en los ascensores esas frases tan insulsas como parece que refresca, ya empieza a hacer calor o madre mía las alergias. La primavera es hortera hasta para las conversaciones de ascensor, qué le vamos a hacer. El invierno es más prometedor, y se necesita un fuerte estado de ánimo, además de un gran dominio de la barbilla para que no te tiemble al decir lo de huy, sí, mucho.

Hoy he visto al mediodía a una periodista de Telemadrid que se había ido a Navacerrada a contarnos que nevaba. Estaba la pobre completamente histérica, se agachaba para mostrarnos lo que pretendía que fueran diez centímetros de nieve y trataba de transmitirnos el temporal con frases como “miren, miren cómo tengo la cara de mojada y el anorak lleno de nieve”. Yo agradecería un poco de mesura y contención a la hora de retransmitir las inclemencias meteorológicas o, en su defecto, un cierto gusto por no hacer demasiado el ridículo.

Leía yo hace unos días que en EEUU alertaron hace poco sobre una tormenta que se parecía mucho a la película de El día de mañana, y luego aquello se quedó en lo de todos los años. La meteorología se ha convertido en un espectáculo, cuando no debería ser más que información a ser posible precisa. Y ser preciso no requiere ser exhaustivo, ni abundante. Ni redundante. En España es una pesadez con las ciclogénesis, los programas del tiempo de media hora y los reportajes del telediario preguntándole a la gente de Teruel que si hace frío. ¡Pues claro que hace frío, caballero, estamos en enero! En fin, estamos de enhorabuena, porque si no se habla de eso es que no tenemos otros problemas en el mundo.

Ah, me acabo de acordar de lo que les iba a hablar yo hoy: ¡de la Superbowl!. Bueno, ya si eso, mañana. Finalmente, tampoco me enteré de gran cosa.

5 pensamientos en “Un post sobre nada

  1. Tienes toda la razón, últimamente la información del tiempo es un circo. ¿Dónde estás, Maldonado?
    Y lo de las ciclogénesis explosivas… Aquí donde vivo yo anuncian varias cada año. Que no es para tanto. Que es una galerna del Cantábrico de las de toda la vida, y ya está. Pero parece que si utilizas palabras esdrújulas la cosa suena más tremenda.
    Un saludo bajo la lluvia (saliendo por fin de la ciclogénesis).

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s