La puta, el pecador y otras chicas del montón

A ver, que yo ya me he perdido un poco con esto de Urdangarín. Es verdad que no sigo los detalles del caso (o sea, como cualquier tertuliano), pero hasta ahora lo que se sabe es que el tipo conseguía contratos por ser el yerno del Rey y que sus informes eran un truño. Ya, ya sé que hay por ahí cositas fiscales, pero yo estoy algo perdida porque en ningún periódico encuentro respuesta a algunas preguntillas: ¿Quién decidía la contratación de los servicios de Urdangarín? ¿Quién autorizaba el pago? ¿Dónde están los informes de inversión que justifican esa contratación? Porque cuando se paga por algo, lo que debe haber es un documento que justifique la inversión. Algo, no sé, un post-it sin ir más lejos… De momento, yo sólo veo “tuitulares” de periódicos, pero no he visto que se haya imputado a ningún político. ¿Se me habrá pasado? A ver, que venga Sor Juana Inés de la Cruz y que pregunte: Oiga ¿Quién peca más? ¿La que peca por la paga o el que paga por pecar?

Los pecadores, o sea los del post-it, han salido uno detrás de otro a señalar a la Infanta, que sólo es la esposa de la puta, y a pedir que se la trate como a una chica del montón. Ellos, uno detrás de otro, explicándonos que la justicia es igual para todos. Nos enseñan a la Infanta en un cubilete y esconden el cubilete con premio, o sea, ése que les permite a ellos ser aforados y disfrutar del Supremo, en donde ya sabemos que están los jueces que han puesto sus partidos. Ah, la justicia del pueblo, que coge la venda de los ojos y la convierte en velo para su danza delante de las cámaras, mientras el diputadillo regional se azora por el caso y se afora por si acaso. Ver para creer.

¿Y la chica del montón? Pues ya ven, tan contentos que estábamos con una monarquía tan normal y tan democrática, que se casaban con gente del pueblo, con nietas de taxistas y sudorosos jugadores de balonmano, y ahora resulta que la infanta es una madre y esposa que le ha dado por permanecer con su marido, algo que no es nada democrático ni normal. Y en una infanta, imperdonable. Así es que no se comprende cómo no se divorcia de inmediato y le tira los cuatro niños a la cabeza al Urdanga. Todo sea por la Corona, ese marrón. Ah, no, no: ellos deben hacer como el pueblo, casarse con divorciadas pero luego no deben hacer como el pueblo, o sea, tener alguna posibilidad de ser declarados (y creídos) como inocentes: porque con los poderosos, todo lo que no sea la cárcel será considerado un privilegio.

Supongo que ya está en marcha la kedada para el escrache a las puertas del juzgado en Palma. Tricoteuses a gozar…

 

7 pensamientos en “La puta, el pecador y otras chicas del montón

  1. Desgraciadamente no me dan ninguna pena. Han tenido demasiado tiempo y oportunidades de corregir rumbo, pero la sensación de impunidad se lo ha impedido.
    A ellos y a los políticos, a todos.
    Besazo

    Me gusta

  2. Pereza y hastío, todos estos temas es lo que me provocan, a mí ya me da igual Urdangarín, Barcenas, el caso no se qué y la trama no se cuantos, no trato ni de atar cabos, ni de entender nada, de verdad que entre periodistas que no informan, políticos haciendo de las suyas y un sistema judicial cualquier cosa menos independiente, ellos se lo guisan y ellos se lo comen y yo ya he adoptado la posición de que todos son culpables mientras no se demuestre lo contrario, que me tienen harta, aunque personalmente no tengo nada en contra de la infanta por ser infanta.

    Me gusta

  3. Pues, sí, han encontrado un filón por la alcurnia de una de las implicadas, ya lo buscaban desde un principio. Para mí lo triste, es que no están todos los que son y sí son todos los que están, pero, sobre todo, que no devolverán el dinero, eso nos toca a todo el resto de españolitos menos a ellos.
    Por lo demás, de acuerdo contigo y añado, actuamos demasiado a menudo como un populacho de mentecatos.
    Un beso.

    Me gusta

  4. Dolega, no se tratan de que nos den pena, a mí tampoco me la acaban de dar, sino de no someter al populacho a la gente y de pensar que tal vez, no son culpables. ¿De qué acusan a esta chica? desde que nació ya figura, ya tiene influencia. ¿Ahora resulta que a Urdangarín le hacía falta dar el nomnbre de la esposa y del suegro? ¿Nadie sabía quién era? ¡Por favor!

    Maralinho, gracias y bienvenida. Las filtraciones y el papel de la prensa (y en especial de cierto periódico) da como para 300 post…

    Susana, no la defiendo. Sólo digo que hay que ser coherente, y que los que alaban la “igualdad” son precisamente los que no son iguales y los que además ponían el dinero (público), lo que es un acto de hipocresía tremendo.

    Sí, Alberto, yo también, yo también. Pero con garantías y sin pena de telediario.

    Inma, yo te entiendo. Es la tentación y con eso estamos convirtiendo este país en un corral en el que nadie se entera ni se aclara nada. Y a rio revuelto, ganancia de pescadores, entre los que no nos encontramos ni tú ni yo.

    Muy bueno eso, Lupiga: No están todos los que son, pero sí son todos los que están. Gracias por la idea.

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s