José Tomás en Nimes

Yo no entiendo mucho de toreo, aunque sí me gusta ir a los toros. Pero me gusta ir a la plaza, que verlo en la tele es una de las cosas más aburridas que existen, si exceptuamos los partidos del Real Madrid en esta liga que acaba de comenzar (no me hablen). Y como vivo en Madrid, pues la plaza que me toca es la Monumental de Las Ventas, una plaza en la que, por San Isidro, no se va a ver torear sino a tomarse un whisky. Hace ya algunos años que no voy, pero el ambiente de las últimas veces no tenía nada que ver con el que había cuando me llevaba mi abuelo, un señor muy serio en los toros con el que había que estar con la boca bien cerrada, que aquí no se viene a decir majaderías ni mucho menos a gritar por ningún susto.

Yo vi torear a José Tomás en la plaza de toros de Avila con mi madre, hace sus buenos diez años. Compartía cartel con Joselito y Espartaco, que volvía creo de estar apartado por una grave cogida, o tal vez por alguna lesión.  El caso es que la corrida se publicitó en el poblachón con antelación suficiente como para podernos hacer con unas entradas. La verdad es que tanto mi madre como yo teníamos mucho más interés en ver a Joselito que a José Tomás, que ya por entonces era un gran torero pero que no había alcanzado esa aura de misticismo con la que se le trata ahora y que para mí está provocada, además de por sus condiciones indiscutibles, por una muy sabia dirección de su carrera profesional – lo que por otra parte dice mucho (y bueno) de la inteligencia de este hombre.

De la corrida recuerdo el frío, a pesar de haber cogido tendido de sol – una no se acaba de acostumbrar a los fríos polares de la provincia de Avila -, una faena irrelevante de Espartaco y otra buena de Joselito (yo diría que le dieron una oreja), con un natural mirando al tendido muy chulo y sobre el que puedo dar fe de que no estaba mirando de reojillo al toro, que a veces hacen trampas y con razón, que el toro no se quita los cuernos porque deje el torero de mirarlos. Pero lo que recuerdo perfectamente de aquella corrida en Avila es a José Tomás de espaldas a nosotras, a unos diez metros, tapándonos la cabeza del toro con su cuerpo. Se puso la muleta delante y le citó. Me recuerdo preguntándole a mi madre “pero ¿por dónde va a pasar el toro?”, y la respuesta de mi madre, a la manera del abuelo: “calla”. Y el toro pasó, aunque yo sigo sin comprender muy bien cómo y sobre todo, por dónde, porque él no se movió del sitio.

También podría contar cómo es la plaza de toros de Nimes, a la que fui dos años consecutivos invitada por unos buenos amigos franceses. La plaza es rarísima porque, además de ser ovalada, está construida sobre las ruinas de un antiguo anfiteatro romano. O sea, que tú vas por los vomitorios y te parece que te vas a cruzar con un gladiador de un momento a otro. Pero eso tal vez lo cuente en otro post. En este me conformo con contar que he visto a José Tomás y que he visto la plaza de Nimes, aunque para saber lo de ayer, haya tenido que leer un periódico.

8 pensamientos en “José Tomás en Nimes

  1. Pues yo casi todos los toros los he visto por la tele. Creo que solo he ido una vez a los toros. Y José Tomás me gusta, aunque a mí me gustaba más Joselito y ahora me gusta Ponce.

    Lo que no tengo tan claro es que tanta expectación sea por ver si el toro pasa. Más bien creo que es expectación por si no pasa…

    Me gusta

  2. Espero con ansiedad el post de Nimes. Me han dicho que es una plaza muy, pero que muy especial.
    Estoy contigo que el marketing José Tomás lo hace inmejorablemente. Yo no lo he visto en la plaza nunca, pero me dicen que pone los pelos de punta, que es un fenómeno.
    Me encantan los toros y si puedo ir voy. El problema es que voy poco. 😀
    Besazo

    Me gusta

  3. Conocí Nimes hace mil años. Hace muchísimo menos tiempo, regresando de la Côte D’Azur (reconoceremos que así dicho suena mucho más a Scott Fitzgerald tieso de Martinis en un descapotable blanco, un ssk 560 o algo así, aunque es esta frase hay como tres incoherencias no sólo espacio temporales), estábamos fatigados y paramos en un Relais Chateau en Nimes. Y paseamos, y cenamos y vimos el café de Van Gogh y visitamos -no lo conocía- la Arena de Nimes. imponente, sin duda. Y sí, a mi también me gusta José Tomás, aunque sea políticamente incorrecto. Ah, y tu maadre una Señora como Dios manda señalándote cómo comportarte (aunque ya no fueses una niña). Bravo.

    Me gusta

    • Pues sí, es muy Scott Fizgerald la imagen. Y lo mejor de esa zona es que no son muy “franceses”, quiero decir, que casi no se les nota.

      Gracias por el comentario sobre mi madre.

      Me gusta

  4. No conozco la arena de Nimes porque cada vez que me he dejado caer por allí nunca me ha cuadrado la visita y tampoco he visto nunca torear a José Tomás. Me gustan los toros y supongo que verlo será todo un espectáculo pero tampoco ha cuadrado nunca.

    Me gusta

    • Pues las dos cosas son muy recomendables. Aunque José Tomás a mí me pone un poco nerviosilla, por lo que comentaba ND más arriba. Si el toro no pasa, tenemos un accidente, porque el tipo no se mueve. Y como dice mi cuñado, a los toros no vamos a ver accidentes. Yo por lo menos no.

      Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s