Perdidas

Yo soy muy de perderme. De inmediato les aclaro que no me refiero a la moral y las buenas costumbres, que yo soy una buena chica, muy formal y eso. Estoy hablando de mi sentido de la orientación, que es muy deficitario por no decir inexistente. Aunque si me comparo con mis hermanas, podría optar a un diploma en GPS mental. Mi madre me dice que yo me oriento muy bien, aunque yo creo que es porque ella se orienta peor todavía. Así que podría parecer que este defectillo viene de familia y algo de eso hay, porque aunque yo recuerdo a mi padre como un señor que siempre sabía por dónde se andaba, como el resto de la familia no tenía ni puñetera idea ni de dónde estábamos ni de por dónde se iba, lo más probable es que diéramos muchas vueltas para llegar y ni nos enterábamos.

No sé si he contado ya en este blog una anécdota mítica de la boda de mis queridos Paco y María. Hice pasar a toda la comitiva de coches por un peaje para ir de Vigo a Bayona, y con esto, para el que conozca la zona, ya digo todo. Una vez pasado el peaje tuvimos que dar la vuelta y volver a pasarlo todos los coches en el sentido inverso… En fin, yo me puedo perder yendo al poblachón desde Madrid. Esto, que sin duda le puede pasar a cualquiera, cuando menos es chocante si consideramos que llevo treinta años pasando allí veranos, fines de semana y todo tipo de pascuas. Y si tenemos en cuenta que no puedo soportar un atasco, el asunto se agrava. Bueno, se agrava o se explica, porque yo suelo atreverme…

Hoy he ido al centro sola y me he pegado una perdida estupenda. He dejado el coche en la Plaza de Benavente y tenía que llegar a la calle Toledo. A la ida vaya que te tira, pero a la vuelta… De verdad que no puedo comprender por qué la Plaza Mayor de Madrid aparece cuando menos te la esperas, por qué tiene tantas salidas y, sobre todo, por qué no se queda quieta…

12 pensamientos en “Perdidas

  1. ¡Cómo te comprendo! Sólo te digo que a mí me llaman Marcopolo. Porque siempre descubro rutas nuevas. Si te orientas de pena y te pierdas, no te queda otra que lanzarte a la aventura.

    (Menos mal que perdiste por esa zona. Con sólo silbar, te habrían auxiliado los vecinos de Espoz y Mina)

    Me gusta

  2. Ufff yo tampoco me oriento bien, al final llego, pero después de una excursión.
    Pero es cierto que el centro de Madrid algunas veces es desesperante, porque si no bajas muy a menudo, a mi me dicen que no, pero yo te digo que le cambian el sentido a las calles.:)
    Besos

    Me gusta

  3. Pues yo me oriento aceptablemente. La única ciudad en la que me he perdido, pero de verdad, fue Venecia.

    Parece mentira, porque tampoco es que Venecia sea un enormidad. Pero todas esas callejas, canales, fondos de saco…, llegó un momento que no sabía hacia dónde echar a andar. Menos mal que me socorrió una mujer muy amable que me acompañó hasta la salida del laberinto. Podría seguir allí dando palos de ciego.

    Me gusta

    • No conozco Venecia, pero después de lo que me dices, iré con un saco de miguitas. O mejor, iré dejando señales, no sea que me pase como a Pulgarcito. 🙂

      Me gusta

  4. Usted y T juntas no tendrían desperdicio. No sé usted pero T, encima, tiene el prurito de discutirte lo evidente y se enfada si le llevas la contraria.

    (muy bien llevada, por cierto)

    Pregúntele a la Fontana di Trevi;-)

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s