Contar la verdad, aproximadamente

En el año 216 antes de Cristo, tuvo lugar la batalla de Cannas entre el ejército romano y el cartaginés. Ganó Aníbal apostando la mitad de hombres de los que presentó el ejército romano, por el tradicional método de meterlos en un embudo y anular con ello su superioridad numérica. ¿Cuántos eran? Pues las crónicas dicen que los romanos eran 70.000. ¿Nos lo creemos? Yo sí me lo creo. Verán, el ejército de Roma se organizaba a partir de centurias, manípulos, cohortes y legiones. Tantas legiones, tantos hombres, era simplemente una cuestión de multiplicar. 1 legión = 10 cohortes = 30 manípulos = 60 centurias = 6.000 hombres. Luego iban no ciudadanos y eso lia un poco, pero en fin, el método era fiable: Si te dicen que iban 70.000, iban 70.000, flequillo arriba, flequillo abajo. Siglo III antes de Cristo.

En las manifestaciones, no solo en las españolas, el método para contar a los asistentes es más creativo, por decirlo con amabilidad. Se coge el número de metros cuadrados, se descuentan los árboles, se pone metro y medio de acera, se observa si los asistentes van apretujados, se tiene en cuenta si son de los de subirse a las farolas, se mira si están más bien gordotes o delgaditos, se multiplica por la filia, se divide por la fobia y ¡Voilà! ya tenemos un número. Un número o… dos. O tres. Los números, salvo cuando son de lotería, no cuestan, ya se sabe. Y así tenemos que para una misma manifestación, una Comunidad dice que han ido 600.000 personas y la Delegación de gobierno 123.416. La policía, más cauta, lo deja en 350.000. Los organizadores dirán que un millón y medio y el periódico contrario dirá que no fue nadie, porque ni lo publica.

Una empresa, Lynce, inventó en 2009 (siglo XXI después de Cristo) una tecnología para saber cuánta gente acudía a una manifestación por el sencillo método de contar a los asistentes. Hacía una foto y se ponía a contar cabezas, y luego aplicaba un % de error (digo yo  que reconocerían que puede haber gente atándose los cordones de los zapatos en el momento de tirar la foto). Esta empresa ha cerrado. Las razones que dan en su web (que les enlazo) es que no conseguían demanda suficiente y otras dificultades a la hora de paquetizar su software. Bien, yo desconozco las razones que han llevado a esta empresa a cerrar, pero no me sorprende que no consiguieran demanda suficiente. Y es que la verdad escuece, y no es interesante contarla. Y escuece a todos, y si no miren esto despacio y ríanse o enfádense: Hay para todos, no se preocupen. Razonablemente, sería una simple cuestión de acostumbrarse a otros números, a otras referencias. Y razonablemente también, sería bueno dar una oportunidad a aplicar la tecnología, ya que se dispone de ella. Y es igualmente razonable  pensar que aunque se equivoquen en un 100%, el doble de 150.000 no es un millón. Pero no tenían demanda, no interesaban a los periódicos, ni a los partidos, ni a las agencias de noticias, ni a las televisiones, ni a las organizaciones convocantes, ni a universidades. A nadie. No tenían demanda. No sé si es aterrador o vergonzoso, pero lo dejaré escrito: no encontraron interés por saber realmente cuánta gente acude a una manifestación.

La historia de Cannas no cambiaría si los romanos hubieran sido 700.000 y los cartagineses 400.000, salvo por el detalle de que tendrían que haberse buscado una explanada más grande para darse de bofetadas. Lo que importa es que el ejército cartaginés era la mitad de numeroso y que Aníbal, en una genialidad táctica, los encerró. Pero tal vez la historia de España sí cambiaría si empezáramos a admitir que las masivas manifestaciones en las que se grita tanto tendrían cabida de sobra en el fondo sur del Bernabéu, una apacible tarde de domingo. Manípulos aparte.

11 pensamientos en “Contar la verdad, aproximadamente

  1. …me ha parecido una original muestra de aproximarse a esa verdad que tu mencionas y diría que dos de tus principales fuentes de información es

    1 Las magníficas historias de Asterix y Obelix.
    2 El libro de S.Zweing Momentos estelares de la humanidad.

    Dicho esto, te reto a que saques la media aritmética de estas dos fuentes y tal vez, me encuentres detrás del Menhir atándome los zapatos …; )

    Te superas Carmen, (Pies Jimenez hoy)

    Me gusta

  2. Me has pillado, y eso que he tratado de disimular contado flequillos y no trenzas de galos. Y sí, se me han olvidado los menhires, gran aportación al mobiliario urbano en la antigüedad.

    Gracias por tu comentario, Tomae 🙂

    Me gusta

  3. No he consultado todos los acontecimientos que figuran en la página enlazada, solo alguno. Sin embargo, ha sido definitivo ver que en la JMJ “no pudieron” trabajar. Con ver la foto es más que suficiente para aplicar su técnica (no hay árboles, ni aceras, ni mobiliario urbano, la gente separada en cuadrantes … y dicen que no pueden. Já!

    Yo participé en alguna de las manifrstaciones “contabilizada” por ellos y sorprendía que sus cifras siempre eran inferiores a las que daba la delegación del gobierno (el más afín a ZP). Después decían que en el desfile del Orgullo Gay habían participado mucha más gente que en cualquiera de esas manifestaciones. Tremendo.

    No me extraña que hayan cerrado. Trabajaban a las órdenes del gobierno anterior, que era quien les contrataba para esto.

    Me gusta

    • No Pater, no me digas eso. En la JMJ, por lo que dicen, fue el Mº de defensa el que se lo impidió, puesto que Cuatro Vientos es un aeródromo militar, y yo no tengo ningún dato que me impida creerlo. Sí han contabilizado otras manifestaciones de la Iglesia, en Fátima y en otros sitios. No veo por qué no hubieran querido contabilizarlo, al revés, ya sólo la polémica les hubiera dado aire. Y son los primeros en admitir que era el escenario ideal para ellos.

      No he estado nunca en el Orgullo Gay (a mí me enorgullecen otras cosas en la vida), pero ellos daron 55.000 y los organizadores 1 millón de personas. Si no les creemos, no les creemos. Pero entonces no les creemos nunca, y aceptamos que el Orgullo Gay atrae a 1 millón de personas, y la del aborto a medio millón, que es lo que dijeron los organizadores en 2009 (cojo al azar una referencia de una noticia de internet).

      Es una cuestión de referencias. Los 70.000 romanos de Cannas no son nada si los comparas con los alemanes atrapados en Stalingrado. La magnitud de ambas batallas se comprende en referencia a la población de esos países en esas épocas, no va a ninguna parte comparar las dos batallas entre sí. Tal vez 20.000 contra el aborto un domingo a las 10 de la mañana supongan mucho más que 40.000 de fiestuqui un sábado a las 8 de la tarde.

      Creo que podemos admitir que otras manifestaciones pueden atraer a más gente que aquellas a las que vamos nosotros, y eso no nos da ni nos quita razón para ir y creer lo que nos parece justo. Las cosas no son más justas porque las pidan muchos, y ahí están los votos de Amaiur. Yo lo que digo es que no puede ser que sigamos diciendo que van millones de personas a las manifestaciones, con tecnología disponible. Para eso, mejor decir muchísimos, muchos, bastantes, pocos, o poquísimos, que saquen muchas imágenes y que cada uno se haga una idea. Tiene el mismo valor.

      Y yo no sé si trabajaban para el gobierno anterior, pero viendo las cifras que dan del 15 M y de las manifestaciones del 1 de mayo, mira que me extraña.

      Me gusta

      • Gracias por tan larga respuesta.

        Ahora he podido mirarlo con algo más de calma y comparar una a la que asistí con otras. Y me sigue sorprendiendo. Asistí a la del 17 de octubre de 2009 en favor de la vida y según Lynce asistieron 55.361 personas. No soy experto, ni mucho menos, pero eso es la mitad de la capacidad del Camp Nou. Yo he estado en partidos en el Camp Nou y he salido con toda la marabunta. Te puedo asegurar que ando mucho más cómodo, con más espacio saliendo de ese recinto deportivo, que asistiendo a esa manifestación. Es una de las veces que más gente junta he visto. Ya sé, siguen siendo datos subjetivos (aunque con buena fe, no dejan de ser subjetivos, lo sé). Lo que ya soy incapaz de entender es que digan que en la del Orgullo Gay de 2009 asistieron 58.171 personas. Solo había que ver las imágenes de la televisión de una y de otra. ¡¿Cómo es posible que eso se lo crea alguien?!

        El problema, insisto, es que no tengo datos objetivos. Pero tampoco soy tan tonto. 😉

        Me gusta

  4. La verdad hace mucho que ha desaparecido. Es imposible conocerla. Das verosimilitud a lo que tú piensas o lo que se amolda a lo que tú crees.

    En la era de la información estamos totalmente desinformados, aunque llenos de datos.

    Me gusta

  5. Respuesta a Paterfamilias:

    Pero tú mismo lo dices. En una estuviste y en otra sólo viste imágenes por la televisión. Las fotos, las imágenes, pueden confundir mucho.

    Pero no hay que comparar unas con otras, No es una competición.

    En fin, yo tampoco sé ya nada, y menos hoy que Rajoy me ha bajado el sueldo.

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s