Generales

Alejandro Magno, en guerra con los persas y entretenido con el Sitio de Tiro, recibió una generosa oferta de paz por parte de Darío: le ofrecía 30.000 talentos, la mitad del Oriente y la mano de su hija por tener la fiesta en paz. Entonces Parmenión, valiente y fiel general de Alejandro (antes lo fue de su padre), le dijo:
– Si yo fuera Alejandro aceptaría esas ventajas antes de exponerme a nuevos peligros.
A lo que respondió Alejandro:
– Y yo también, si fuera Parmenión. Pero soy Alejandro.
Ya entonces Alejandro había cortado el nudo gordiano y estaba convencido de que conquistaría todo el Oriente.
Nada como tener un buen proyecto para dar una respuesta convincente.

PS: Por cierto ¿Cuándo van a pedir perdón los macedonios a los tirios por las barbaridades que hizo Alejandro? Si estás de acuerdo, pincha aquí.

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s