La pobre perdiz, qué mala vida lleva

1024px-Perdiz_rojaHe estado buscando el origen de la expresión “marear la perdiz” que, como saben, se utiliza cuando se quiere decir que se da vueltas a un asunto sin tener como objetivo sacar nada en limpio. O sea, distraer, disimular, hacer que se hace sin hacer. Es verdad que no he buscado mucho, porque una tiene otras posibilidades de perder el tiempo. Sin ir más lejos, prestando atención a lo que hacen nuestros políticos en estos días de tinieblas, entre arrumacos y odios viscerales, entre la inoperancia y la indecencia.

He mirado en el Correas y no viene nada por ‘marear’ pero sí vienen bastantes entradas por ‘perdiz’. Y yo se las voy a poner todas, para que luego no digan que leer este blog es una pérdida de tiempo.

– La perdiz con la mano en la nariz. Y aclaran: que sediza se puede comer. He buscado en el DRAE ‘sediza’ y no viene. A cambio, viene cediza, que es cuando una carne empieza a corromperse o a pudrirse.  Entonces el dicho cobra sentido, y también me vale para el espectáculo de los políticos.

– Perdiz derrengada, perdigoncillos guarda. Y luego viene la aclaración siguiente:  finge que está derrengada para que la siga el que la halla, y deje los hijos; a lo menos parece derrengada porque tiene abiertas las alas cuando cría. No acabo de entender muy bien el significado, que leer el Correas tiene tela, pero si se trata de engañar también me vale para el papelón que están haciendo estos nanopróceres.

Perdiz emperdigada, de a dos vueltas es asada. Emperdigada es perdigada, o sea, soasada para que esté más jugosa o, coloquialmente, preparada para algún fin. Esto me parece que es demasiado trabajo para un político, así es que no me vale mucho.

La perdiz es perdida si caliente no es comida. Pues esto es más o menos lo que le ha venido a pasar a Marianín y lo que está a punto de pasarle a Piter. Al tiempo.

Perdiz ha que gueva, solo que al perdigón vea. Bien, este dicho no sé cómo interpretarlo. Porque no pone güeva, que sería como hueva, o sea, principiar a tener huevos (sic). Y gueva, así escrito, no sé lo que es. Pero echarle huevos, los echan, de esto no hay dudas. Y sobre los perdigones, no hay más que ver a Pablet cómo tira a dar a todo lo que se mueve. También me vale para el espectáculo.

La perdiz y la camuesa por Navidad es buena. La camuesa es el fruto del camueso, que es una variedad de árbol, aunque también se dice del hombre necio. O sea, como merluzo pero en arbóreo. Y yo creo que camueso se puede llamar a cualquier “líder” del circo político espagnol, así es que el dicho me va bien, aunque lo de la Navidad me perturba. Pero sea, no vamos a desperdiciar este dicho.

En Francia se dice ‘toujours perdix’ para explicar que el hábito cansa, aunque sea delicioso. Pero es que los franceses no saben lo que es un camueso mareando una perdiz.

3 pensamientos en “La pobre perdiz, qué mala vida lleva

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s