La historia del señor Sommer

Aquella noche, en la cama, esta extraña palabra me daba vueltas a la cabeza: claustrofobia. La repetí varias veces para que no se me olvidara. « Claustrofobia… claustrofobia… El señor Sommer tiene claustrofobia… Esto quiere decir que no puede quedarse quieto en su habitación… Y, como no puede quedarse quieto en su habitación, tiene que andar siempre de un lado para otro… Porque tiene claustrofobia y ha de estar siempre al aire libre… Si “claustrofobia” es “no poderse quedar en la habitación” y si “no poderse quedar en la habitación” es “tener que estar siempre al aire libre”, entonces “tener que estar siempre al aire libre” es claustrofobia… por lo tanto, en lugar de utilizar una palabra tan difícil como claustrofobia, se podría decir, simplemente, que tiene que estar siempre al aire libre… Y cuando mi madre dice: “El señor Sommer ha de estar siempre al aire libre porque tiene claustrofobia”, debería decir: “el señor Sommer ha de estar siempre al aire libre porque ha de estar siempre al aire libre…”»

Página 42 de La historia del señor Sommer, de Patrick Süskind, un precioso cuento en una preciosa edición con ilustraciones de Sempé, que me regalaron el sábado mis queridos José Luis e Isabel y que me ha encantado.

La historia del señor Sommer unmundoparacurra

6 pensamientos en “La historia del señor Sommer

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s