Loewe

Vaya un lio que se ha organizado con el nuevo anuncio de Loewe. Yo todavía me pregunto por qué. Para que tengan una idea precisa del anuncio, y por si aun no lo han visto, les enlazo el vídeo para que puedan verlo.

El anuncio ha sido Trending Topic durante todo el día en Twitter, y esto significa que habrá millones de tuits y de comentarios de 140 caracteres sobre el tema. Por lo que he podido ver, las críticas se centraban en dos aspectos: A) Los actores dicen imbecilidades y no representan a la juventud actual, con la derivada de que si los de Loewe creen que representan a la juventud actual, los imbéciles son los de Loewe; y B) Cómo es posible que, con la crisis que hay, una empresa anuncie bolsos de 600 euros. ¡Me encantan estas cosas!

Loewe es una marca de lujo, efectivamente, y venden bolsos que cuestan 600 euros. Cuidado con su corazón porque les voy a dar un disgusto: también tienen bolsos de 1.500 €,  venden recambios de agenda por 150 euros,  y pañuelos de 300 euros. Es cierto, hacen eso. ¿Y? ¿Cuál es el problema, exactamente? ¿Que no se lo pueden permitir? Claro, amigos, por eso es una marca de lujo. Si todos nos lo pudiéramos permitir, entonces no sería Loewe, sino Pieles Mariloli, Sedas López, y Bolsos Maricarmen. Ah, ¿ que el problema es que hay ricos podridos que lo compran? Bueno, pues matémoslos por ricos podridos y a la hoguera con Loewe. Pero piénsenlo un momentito antes de dictar sentencia, porque si acabamos con Loewe ¿Qué van a comprar vds en los mercadillos de bragas? O peor ¿A qué van a dedicar la mañana que han dejado libre para pasear por Chinatown en Nueva York? Incluso ¿Cómo decirle al vecino, que se fue de vacaciones a Bangkok, que ya no quieren la maleta de imitación que le encargaron? En fin, si les molesta mucho la publicidad de Loewe, siempre pueden llevar una imitación de Hermès o de Louis Vuitton, que no están nada vistas y son muy originales. Ahora que lo pienso, es una pena que no haya mercadillos de coches en donde se puedan comprar Cayennes de imitación. Negros.

Vayamos a la publicidad. Ciertamente, no representan a la juventud. Desde luego, la juventud está mucho mejor representada en cualquier anuncio de la tele, en donde sale gente de lo más normal. Yo no sé vds, pero en mi oficina veo modelos cada día, y tengo que ponerme gafas de sol para no cegarme con el brillo y la blancura de los dientes de todos los pibones que me rodean. Yo misma, cuando me levanto por las mañanas, me miro en el espejo y me encuentro con un aspecto fresquísimo, y no sólo porque llevo un salto de cama perfectamente planchado, y porque un rayo de tibio sol entra por la ventana. Cojo el coche y, además de limpio reluciente, suena una musica genial, yo voy feliz conduciendo sola siempre por carreteras con unos paisajes que ríete tú de Nueva Zelanda. En mi oficina hacemos cada día asambleas con los clientes y en el supermercado, las cajeras tienen un aire a Cindy Crawford que lo flipas. Luego hay cosas que no debería contar, pero en mi cuarto de baño hay tal cantidad de roña que tengo que echar Cillit Bang a cubos, por no hablarles de mis hemorroides, que sufro en silencio, aunque podría salir en Prime Time a contárselo al mundo…

No llamen tontos a los creativos, por favor. La publicidad sirve para fijar la vista en una marca, crear notoriedad y transmitir valores, en este caso, el lujo, la sofisticación y, por qué no, la superficialidad y algo de tontería. Yo encuentro que Tamara Preysler se verá perfectamente representada. Puede que en el mundo 2.0 hayan dictado sentencia, pero en el mundo 1.0, habrá quien pague 80 euros por una imitación de un monederito en un mercadillo de bragas. ¡Arriba pestañas!

6 pensamientos en “Loewe

  1. Bueno, en publicidad, tanto del mundo virtual como el real tiene los mismos reflejos: entender, entienden cuatro, pero opinar, opinan cuatrocientos.

    Gracias por tu comentario, Hans.

    Me gusta

  2. Pues, la verdad es que de lo poco que me entero es que estéticamente y visualmente está bien….¿pretende algo más!?, de eso y vender, claro!.

    Me gusta

  3. ¿Sabes lo que más me ha divertido de ese anuncio? Que en los primeros momentos la progresía oficial se mesó los cabellos porque era muy pijo y bla, bla, bla… Hasta que cayeron en la cuenta de que los pijos no eran ni los niños de Nati Abascal, ni la hija de la Condesa de Montarco, ni las niñas Preysler, Los pijos, y sobre todo las pijas, son hijos, y sobrinas, de nuestra ‘gauche’ más divina. Y entonces dejaron de rasgarse las vestiduras .

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s