¡Rubalcaba ha vuelto!

Pues sí, aquí vuelve todo el mundo. Los guerreros de terracota de Xian, en una enésima exposición en Madrid, el grupo ABBA, en una enésima amenaza discográfica, y Rubalcaba, en la enésima parodia de lo que debería ser un partido político. En realidad, no era esa la idea inicial del congreso de ideas que han organizado los socialistas, pero una vez que estaban allí, y dado que no supieron determinar muy bien a dónde iban, decidieron volver. Porque si uno está y se quiere mover al mismo sitio donde está, no le queda más remedio que volver. Así que han vuelto.

Era un congreso de ideas. Han tenido muchas, muchísimas. Algunas más rancias que las vicisitudes de la Pantoja, pero ya se sabe que en España todo lo resolvemos echando mano de la Iglesia, ya sea a favor o en contra. O sea, que o sacamos la peana o el espantajo, no hay término medio. Que viene la Iglesia ¡UH!, y ya se nos han pasado todos los males.

Una de las ideas más conmovedoras es la de eximir de pagar el IRPF a las rentas menores a 16.000 euros. Ya tienen ustedes la definición de rico, no se vayan más lejos. Rico es todo aquel que gana más de 16.000 euros, y debe pagar ¡faltaría más! impuestos. Por debajo de eso, exento. No se hable más. Oigan, es una idea. Y no hay que pedir que hagan números, que luego las ideas se estropean. Parece mentira los pocos números que hacen con todo lo que calculan…

Y digo yo que esto habrá que desarrollarlo en toda una política fiscal, porque si dejan el resto como está, nos encontraremos con que uno que gana 18.000 euros, después de impuestos, se queda con una renta disponible de 12.600, con lo cual el de 16.000 se convierte automáticamente en un nuevo rico. Y si a un rico hay que freirle a impuestos, a un nuevo rico hay que ponerle un IRPF que se cague la perra (con perdón). Yo me figuro que, para quitarse de líos, lo que hay detrás de esta propuesta es un IRPF verdaderamente progresivo, algo que elimine diferencias y que nos ponga a todos al mismo nivel. ¿Gana vd 30.000 euros? ¿No le da vergüenza pagar sólo el 30%? Nada, nada: hay que cobrarle a vd exactamente el 46,67% y así se queda vd en 16.000 exactos. De hecho, habría que eliminar ese farragoso mundo de los porcentajes hacer el cálculo de nuestros impuestos atendiendo a una sencilla resta:

Salario bruto – 16.000 = importe a pagar al gobierno

Finalmente, y por lo que dice los informes Pisa, los españoles, más allá de las cuatro reglas, tampoco estamos para muchas cosas.

Ideas, ideas, es lo que hace falta para animar el cotarro. Luego ya el gobierno es otra cosa. De momento ¡Ideas!

Qué país…