El slogan anti energúmenos

Curra et Wilma ds la bagnoleHace unos días, o tal vez unas semanas, leí un tuit que me hizo mucha gracia y que creía que había almacenado en favoritos y que ahora no encuentro. Venía a decir que todas las mujeres saben que, en un grupo de hombres, el primero que se altera en una conversación es el peor en la cama. Sí, ya sé que esto es algo que no esperaban vds encontrar en este blog tan apacible, pero Twitter es así de algo a veces.

En fin, no voy a meterme en la cabeza de otras mujeres porque bastante tengo con estar instalada dentro de la mía, pero al leerlo pensé que algo de cierto había en ese tuit. Sin necesidad de tener que llegar a imaginar según qué situaciones cuando estás de conversación con hombres, sí me parece que el tipo gritón y engorilado, ese especímen que se enrabieta fácilmente y que se pone en plan “te vuelo la cabeza” a la primera de cambio es el que provoca un mayor sentimiento de antilujuria entre las mujeres. También es cierto que no todas tenemos los mismos gustos, pero estoy segura de que incluso muchas de las que dicen sentirse atraídas por eso que llaman “hombres – hombres”, prefieren llevar al lado a un tipo tranquilo y seguro de sí mismo que si es menester, entonces sí, le vuela la cabeza al que sea, antes que a un sietemachos histérico y gritón que no tiene ni media bofetada. Y por cierto, que eso de hombre-hombre me resulta dificilísimo de definir, probablemente porque no alcanzo a entenderlo.

Me ha venido a la cabeza ese tuit esta tarde, cuando volvía de la oficina en coche. Estaba parada en un semáforo de la calle Francisco Silvela, cuando, al cambiar a verde, del asiento del copiloto de un Ibiza negro que estaba en primera línea en otro carril se ha bajado un chaval de unos 30 años, regordete de los de tripilla con rebaba y culo de Xbox, vestido con unos pantalones de cuadros por debajo de la rodilla, chanclas, camiseta de tirantes y con los cuatro pelos de rigor peinados en punta… en fin, un outfit muy de polígono. Como digo, se ha bajado del coche y se ha puesto a gritar al señor del coche de detrás. Le decía algo como “Qué pasa, por qué pitas, ¿eh? ¿por qué pitas hijo de puta?…“. Todo sin moverse de su puerta, probablemente porque no podía calibrar cuál era el tamaño, agilidad y condiciones del conductor del otro coche.

Así que yo he cerrado mi ventanilla, he dado el intermitente, he sobrepasado a los dos coches y he seguido mi camino, aprovechando que el semáforo seguía en verde y sin que me interesara lo más mínimo el final de la historia ni sus causas.

Y entonces he recordado el tuit y al recordarlo, me he dado cuenta de que se podría adaptar muy bien a las broncas de tráfico y con ello hacer campañas publicitarias encaminadas a hacer la vida de los conductores más tolerante y con menores sobresaltos. Imaginen poner grandes carteles por la calle que digan “Si te comportas como un chulo violento y conduces con agresividad, entonces las mujeres pensarán que eres un horror en la cama“. Estoy segura de que esto le llegará al fondo del cerebro a esos tipos que van tan enfadados en el coche, y empezarían a tomarse el tráfico con otra filosofía.

Lo que ya no se me ocurre es cómo tendría que ser el slogan dirigido a las mujeres. Se aceptan sugerencias.

PS: Si me estás leyendo y eres el dueño del tuit que cito, por favor házmelo saber.