¡Alerta, calor en agosto!

Hoy hará calor. Un 19 de agosto parece normal tenerlo, aunque las televisiones abrirán sus telediarios comunicándonos la noticia. También hay que entenderlo: los periodistas y editores están en los estudios velando para que estemos permanentemente informados, y claro, como tienen puesto el aire acondicionado, se están enterando por los teletipos. Y luego los gobiernos civiles decretarán una alerta, que será amarilla si la temperatura varía respecto a los recomendables 22 grados, naranja si aprieta un poquillo el Manolo y roja si el asunto se aproxima a los 40. Bueno, yo digo el gobierno civil aunque no sé si esto es cosa del gobierno Central, de las autonomías, de las diputaciones o simplemente del funcionario del ayuntamiento encargado de sostener el termómetro, porque yo me imagino la tontería así de chusca:

– Venancio, que la cosa azul ha pasado la rayita roja
– ¿La de 25?
– No la de 30
– Ah, pues mira en el último bando-ley a ver qué alerta les ponemos

Yo no sé cómo es posible que en Sevilla no se les ha derretido la Giralda en todos estos siglos. Y es que los sevillanos, igual que el resto de españoles, en realidad no se habían enterado de lo que es el calor hasta que no han puesto en marcha el sistema de alertas. Sistema que incluye, además del aviso de las condiciones de temperatura, humedad y viento, unos muy aclaratorios consejos sobre la prevención, que consiste en hidratarse (que no es lo mismo que beber agua), ponerse a la sombra cuando se pueda, no llevar puesta la pelliza de piel de vaca en Agosto, y no dejar al abuelo en el coche mientras hacemos la compra en el Mercadona. También insisten en que no se haga deporte en las horas centrales del día, que eso es cosa que yo critico mucho porque no definen exactamente cuáles son las horas centrales del día. Y así no se puede. Nos van a coser a demandas y reclamaciones todos los deportistas al primer síntoma de calentura poco sudorosa, por lo que no descarto un nuevo impuesto al calor añadido. Pero vamos, en Córdoba nunca habían combatido tan bien la caloreta como ahora, una vez que les han explicado en Tele 5 que conviene bajar las persianas si empieza a dar el sol.

Como yo no sé muy bien si el poblachón depende atmosféricamente del cuadrante noroeste, del tercio norte o del centro peninsular, aquí me tienen, sacando una mano por la terraza para ver qué debo ponerme para llevarme el perro al campo. Pero por otra parte, no sé si a la vuelta me pillará ya la alerta naranja, así que voy a pensar en algún disgusto para volver llorando, que eso refresca siempre las mejillas. En cuanto a Curra, creo que le pondré la camiseta de algodón y una viserita muy mona verde de Gatorade que tengo yo por casa.

En cuanto a vds, les aconsejo que busquen una sombrilla para después de leer este post, a ver si además del calor les sobreviene una sugestión y se me marean. Y oigan, puestos a tener un desmayo, mejor a la sombra, dónde va a parar.