Agendar, graficar, esplitar…

Miren, agendar no existe. Si lo quieren vds usar para decir que vamos a programar una cita o reunión, pues díganlo, pero no existe. Y ya no lucho más.

Graficar tampoco existe. Pero es divertido, lo reconozco. En especial si se inserta en la siguiente frase:

Hemos hecho el estudio y sacado cifras, pero las hemos graficado para que podáis entender algo.

Realmente lo divertido es el final de la frase, puritito español. Así que el jefe a partir de ahora, cuando vea una fila de números dirá con tono de emperador romano:

-¡Grafíquese!

En cuanto a decir esplitar… Ejem. Sobre todo, no hay que incorporarlo al vocabulario doméstico, porque tiene muchos riesgos. Veamos: según le están dando de cenar a sus hijos, les dicen:

– Borjita, no te metas tanto en la boca, hijo, esplítalo antes. 

Y Borjita hace “pfzás”, y le escupe un churrete de comida en la corbata.

En fin, yo no tengo ese problema porque no tengo hijos. Así es que probaré mañana a decirle a mi madre “esplíta el pisto, mamá, que me llevo un poco en un tuper”.

Y si me contesta algo divertido, ya se lo cuento en otro post.

 

PS: Split = dividir, en inglés.