El cocodrilo de la laguna

Que en unas lagunas de Mijas han visto un cocodrilo. Bueno, lo ha visto un joven que, sin pensar más, se fue corriendo a contárselo a unos amigos. Y después se lo contaría a alguien de menor confianza, aunque de mayor utilidad. El Seprona, me supongo. Y parece que sí, que han encontrado unas huellas que se parecen a las de una lagartija, aunque se ven sin necesidad de lupa.

Yo no pongo en duda que haya un cocodrilo en Málaga. Cosas más raras se ven en España, no hay más que ver algunos programas de la tele. Y también me creo que se hayan traido el cocodrilo de cualquier país exótico en el que encontrarse con uno de estos bichos en un rio sea la cosa más normal del mundo. Hay gente para todo. Lo que no me parece bien es que, ahora, los que nos conformamos con tener un perro, o ninguno, y que hasta nos parece que criar un hámster es una extravagancia, nos podamos encontrar ni más ni menos que un cocodrilo (con unas mandíbulas llenas de dientes) a poco que se nos ocurra acercarnos a unas inofensivas pozas a dar un paseo. No sé qué pensarán vds, pero a mí me parece muy incómodo si te lo piensas y muy espeluznante si te lo encuentras.

Hay que encontrar al irresponsable que ha dejado ese bicho suelto así, sin más, dans la nature. No sé si para ponerle una multa o para que se lleve al cocodrilo a su casa, pero hay que ponerse serio con estas cosas. No será fácil pillarle (no hay que contar con el testimonio del cocodrilo, desde luego), aunque yo buscaría a un manco. Pues sí, a un manco. Porque yo me imagino robándole a una cocodrila a una de sus crías, y me da que en la primera tentativa te arranca el brazo. Y luego, mientras se lo está merendando, ya sí, ya uno puede robarle el cocodrilito y salir corriendo con él al puesto de socorro más cercano. Y de ahí al aeropuerto, sin más.

Qué cosas.