Pequeños fallos de atención

– “Hola! desde luego, no es la primera vez que cumples años – y ya van… -, pero sí es la primera que te felicito por Whatsapp!. ¡Quién me iba a decir a mí que te mandaría un mensaje por un móvil cuando llevábamos coletas! Muchas felicidades. Un besito”.

G. J. está escribiendo un mensaje…

– “¿Y quién me iba a decir a mí que mi hermana, con la cabeza que tiene, me iba a felicitar sólo dos meses más tarde de mi cumple? ¿Tanto has tardado en escribirlo?”