Un nuevo Papa

Anne Igartiburu le hizo una última pregunta a Paloma Gómez Borrero. “¿Tú por quién apuestas?”, y Paloma Gómez Borrero dijo un nombre y Anne corroboró: “sí, ésa es también mi apuesta”, y le guiñó un ojo como cuando decía aquello de “hasta luego, corazones”. Y así todos, apostando sobre algo que no admite apuestas, porque, finalmente, estando el Espíritu Santo de por medio cualquier cálculo se convierte en imposible…

Francisco I es jesuíta y es argentino. Y esto es todo lo que yo sé. Y creo, francamente, que los únicos que saben más de lo que este hombre es capaz de hacer son los cardenales que lo han elegido. Lo que haya hecho como cardenal nos dice sólo eso: lo que ha hecho como cardenal. Ahora es Papa, y ese es un trabajo diferente. ¿ Cómo lo hará, qué cosas logrará durante su papado? esto sólo nos lo puede decir el tiempo.

Como católica yo le deseo mucha suerte y que haga cosas que sean buenas, productivas y positivas para la Humanidad. Y no le puedo desear otra cosa porque, como cualquier Papa, hará naturalmente lo que Dios le dé a entender.