El 21 se acaba el mundo, o casi

curra dormidaQue conste que a principio de año ya les previne ante la profecía Maya. Lo pueden leer si quieren pinchando aquí. Entonces ya avisaba de la tontería que se nos venía encima, pero la verdad es que está siendo más llevadero de lo que pensaba, y encuentro una mayor voluntad por echarse unas risas que por alquilar un refugio nuclear. Supongo que con esta crisis, la mayoría de los españoles pensarán eso de que para tan poca salud, lo mejor es morirse. Pero vamos, que los únicos efectos penosos que tenemos que sufrir por ahora es la proliferación de películas de catástrofes absurdas que están reponiendo estos días en la tele. Que si el meteorito que se nos viene encima, que si el volcán que deja la Tierra como un donut, que si la inversión de los polos que nos pone los pelos de punta (por la electricidad, no por el miedo), que si el rayo del Sol que nos deja fritos…

Y sin embargo, yo he llegado a la conclusión de que el 21 se acaba el mundo. O casi. No sé si lo habrán percibido en sus trabajos, pero llevamos un par de semanas que parece que después de este año ya no habrá otro. No es una punta de trabajo. Es que todo es para el mismo día: este viernes. Mi comprensión de esta desmesura es que esto no tiene nada que ver con el calendario Maya sino con el calendario laboral: uno puede tener 17 días de vacaciones gastando simplemente entre 6 y 8 laborables.

Tanto maya ni que tanto maya…