Rueda de prensa en español

Leo en el periódico que el Departamento de Estado de EE.UU. ha empezado a usar el castellano en sus comunicaciones. Ayer, se ofreció una rueda de prensa íntegramente en español. El promotor de esta iniciativa es Mike Hammer, subsecretario interino para asuntos de Prensa. No se trata de simples traducciones, sino de ruedas de prensa independientes de las realizadas en lengua inglesa. El interés es que se hacen preguntas distintas, relacionadas con Iberoamérica o con otros asuntos de interés social, y muchos periodistas de medios anglófonos acuden también, por si salta la liebre. Lo que persiguen es encontrar “formas de comunicarnos con una audiencia global“. Y luego dice el Sr. Hammer: “por eso hemos hecho ruedas de prensa en otros idiomas como el árabe o el chino, aunque… el español tiene más tirón.”

Anda, pues claro. ¿Pero cómo no va a tener más tirón el español que el chino o el árabe, alma de cántaro? A los chinos y a los árabes no hay quien les entienda, no hay más que oirles hablar.  Y ya intentar leer algo de lo que escriben, santo cielo… Y además ¿Qué van a preguntar los periodistas sobre China, si está lejísimos? Lo normal es que quieran enterarse de lo que tienen al lado, y que tengan interés en relacionarse mejor, comunicarse mejor y entenderse mejor con aquellos con quienes tienen más fácil comerciar.

Cuando leo estas cosas, no puedo dejar de sentirme una privilegiada. Y vds, que me están leyendo, también lo son.  Nos comunicamos en una lengua que otros tienen que esforzarse por aprender si quieren ser mejores. Nosotros, ese esfuerzo, ya no lo tenemos que hacer.  Y esto solo lo podemos decir nosotros y los ingleses, aquí en Europa. ¿No les parece fantástico? A mí me parece genial.

Sólo el incompetente echa la culpa de su mediocridad a la herramienta que utiliza. Y sólo el que además de incompetente es idiota, elude dotarse de herramientas mejores a aquellas de las que dispone para conseguir sus objetivos. Hammer, en español, significa martillo. Y yo creo que ha dado en el clavo.