Goya en la Opera

Hoy se fallan los Goya, los premios del cine español, en el Teatro Real de Madrid. Una noche en la Opera. Las chicas irán guapas y me temo que los chicos no. Por regla general, los chicos son más… digamos iconoclastas, y aunque les han explicado que los calcetines son el principio del zapato y no el final del pantalón, insisten en llevar unas Geox rojas con un terno marrón y así no hay manera de combinar los calcetines. Ciertos estilismos de máquina de vending nunca dejarán de conmoverme. Yo, por mi parte, seguiré las andanzas de los chicos de Mou, que al menos pueden justificar los calcetines blancos…

Supongo yo que este año la agarrarán con la piratería – y no precisamente la del Indico – para no tener que avergonzarse con unas cifras patéticas que describen perfectamente en dónde están: 89 millones de euros de subvenciones en 2010, para recaudar 30 millones entre enero y septiembre (datos de la propia Academia). ¡Y tráigame dos huevos duros!  Lo que no acabo de entender muy bien es por qué apoyan la Ley Sinde, esa que prohibe las descargas de películas. Yo creo, y lo digo seriamente, que deberían estar a favor de la libertad total de descargas de sus películas, e incluso promoverlas: ellos ganarían el mismo dinero, pero a cambio las vería mucha más gente. Es verdad que hay que suponer antes que alguien quiera descargarlas, pero sabiendo que ya hemos pagado y que lo del internete es gratis, quién se va a resistir…

En fin, señores, como diría Groucho: “He disfrutado mucho con esta obra de teatro… especialmente en el descanso”.