Solo menú, nada de carta

Por elemental prudencia, eliminó la tabla de ahumados de la carta.

Ordenó al chef que cortara más finas las patatas, y escribió paja donde antes se leía cerilla.

Y finalmente, pensando en sus clientes, puso en oferta los huevos rotos.